Últimos estrenos Series Proximos estrenos Series
yo-daniel-blake
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Calificacion 7,9
Género:

Drama

País: UK | France | Belgium
Duración: 1h 40min
Año: 28 October 2016
Director: Ken Loach
Reparto:
Dave Johns, Hayley Squires, Briana Shann, Dylan McKiernan, Kate Rutter, Sharon Percy, Kema Sikazwe, Steven Richens, Amanda Payne, Chris Mcglade, Shaun Prendergast, Gavin Webster, Sammy T. Dobson, Mickey Hutton, Colin Coombs
Selecciona una Opción para Reproducir el video.

Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Contraseña
Op 1 Torrent Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 2 Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p
Op 3 Mediafire Latino (Dual - Ingles) Full HD 1080p cc
Op 5 Openload Latino Full HD 1080p
Op 6 Rapidvideo Latino Full HD 1080p

Yo, Daniel Blake

Yo, Daniel Blake

Yo, Daniel Blake Daniel Blake (Dave Johns) es un carpintero de casi 60 años que por primera vez en su vida se ve obligado a acudir a los servicios sociales. Al caer enfermo por problemas cardiacos, solicita ayuda al Estado, para poder subsistir. Comenzará entonces toda una odisea, ya que Daniel se verá atrapado en un laberinto burocrático. Y es que, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la Administración le obliga a encontrar un empleo o de lo contrario recibirá una sanción.En su camino se cruzará con Katie (Hayley Squires), una madre soltera de dos niños, también con unas complicadas circunstancias personales. Juntos intentarán superar la difícil situación, enfrentándose a unas exigencias burocráticas que se convertirán en un infierno para ambos.  El cineasta británico Ken Loach (Jimmy’s Hall, La parte de los ángeles, Buscando a Eric) dirige este drama que ha co-escrito con su colaborador habitual, Paul Laverty (El olivo, También la lluvia), y que protagonizan Dave Johns (Harry Hill) y Hayley Squires (Noche real).

 

Yo, Daniel Blake Pelicula Completa

¿Cómo debería ser en este siglo XXI el cine social y comprometido con los más desfavorecidos? ¿Los relatos audiovisuales de hace 25 años continúan siendo válidos para explicar la realidad y para agitar las conciencias contemporáneas? ¿De qué hablamos hoy en día cuando mencionamos cine social? ¿Existen las líneas rojas de melodrama e impostación a la hora de intentar retratar a los más desfavorecidos? ¿Hay que ir en busca del tremendismo dramático o, por el contrario, mostrar contención? ¿A quién van dirigidas todas estas películas que se acercan a las realidades de los desclasados? No son preguntas para nada baladíes, todas ellas nacidas un poco a vuelapluma tras el visionado de Yo, Daniel Blake, la última película de Ken Loach y controvertida Palma de Oro en el reciente Festival de Cannes. Ahí están, en cada uno de sus fotogramas y de sus líneas de diálogo, aunque también sirven para otras tantas cintas que se han acercado a la clase depauperada especialmente en estos años de crisis. Que no son pocas.
Todas estas cuestiones, en suma, no son ajenas al tipo de cine que practica Ken Loach desde que se hizo un lugar en el cine de autor europeo con un discurso cinematográfico que desde siempre ha apostado por denunciar los azotes del neoliberalismo de Margaret Thatchermucho antes de que todos nos preguntáramos cómo y porqué hemos llegado hasta aquí. Y por eso no es de extrañar que el director británico de nuevo insista en las heroicidades de la clase trabajadora en Yo, Daniel Blake, a pesar de que no se trate de su película más redonda.
Porque a pesar de que sea admirable que Loach de nuevo preste su narrativa, otra vez junto al guionista Paul Laverty, a dar voz a aquellos a quienes el sistema intenta enmudecer, estamos ante un largometraje con demasiadas carencias en materia de relato. Que la historia del malogrado Blake sea una acumulación de desgracias es ya casi un lugar común en este tipo de películas, que transforman el cúmulo de miseria en un puñetazo emocional a los espectadores. No vamos a decir aquí que no es un recurso eficaz, a la vista están los premios y las reacciones del público, pero a día de hoy es perezoso. Pero si al menos esas penurias estuvieran cohesionadas en una estructura cinematográfica que buscara soluciones en vez de atrincherarse, como de hecho en un momento de la película hace el protagonista de la cinta, y que no dejara cabos sueltos, como la trama paralela de los vecinos de Blake, unos jóvenes que mercadean con zapatillas de marca falsas, tal vez estaríamos delante de una obra con algo más de calado.
No obstante, los agujeros de la historia no son lo único que desequilibra la película. Al hilo de la batería de preguntas que se lanzaban en el inicio de este texto, el Loach de Yo, Daniel Blake está anclado en un modelo cinematográfico que parece no querer avanzar o, como mínimo, ir en busca de otras estrategias desde las que dar voz a las clases desfavorecidas. Decir que Loach está acomodado quizá no sea justo para un director que precisamente se ha erigido como un resistente de los envites neoliberales, pero su mensaje corre el peligro de quedar obsoleto para un público que necesita más que nunca otro tipo de representaciones de las desigualdades económicas más vividas y menos alejadas del cliché de la miseria.

¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"